Saltar al contenido

Design Thinking: ¿a qué viene tanto alboroto?

Al emprender el diseño según la metodología Design Thinking, nuestra intención debe ser crear multitud de posibilidades y soluciones diferentes. Así que este no es un método destinado a etiquetarte y limitarte a un resultado específico.

Con Design Thinking queremos dar rienda suelta a nuestra imaginación, generar ideas más o menos reales y abordar las soluciones de plantilla desde un ángulo completamente diferente. ¿Cuál es el lado práctico de aplicar esta metodología? ¿Cómo puede usarlo su empresa para crear una nueva oferta, generar un concepto creativo para una campaña de marketing o nuevas ideas para actividades de RSE? ¡Sobre esto abajo!

Pensamiento de diseño: ¿qué es?

Design Thinking es un método para resolver problemas y crear nuevas soluciones. Es un pensamiento de diseño diferente. Esta metodología se basa en comprender e indicar un determinado problema o necesidad del destinatario, para luego buscar soluciones, muchas veces de manera poco convencional y ambigua, y terminar con la implementación de estas ideas, así como con probarlas y mejorarlas en la práctica.

Este término se definió por primera vez en los EE. UU. en la década de 1960. Han aparecido cursos, talleres y formaciones de Design Thinking. Esta solución rápidamente ganó adeptos entre los especialistas en marketing y redes sociales, creación de marca de empleador, gerentes de marca y gerentes de proyectos (en la mayoría de las áreas donde tenemos una necesidad especial de ideas no estándar y métodos creativos de resolución de problemas).

Pensamiento de diseño: ¿para quién?

El proceso de Design Thinking, a pesar de que parece complicado a primera vista, es en realidad un método muy universal, no reservado solo para grandes empresas y grandes equipos de diseño. Cualquiera puede usarlo. Se utilizará en las áreas de empresa, ciencia y cultura. Es tan universal que funcionará bien tanto con proyectos internos más pequeños como con la creación de una campaña publicitaria global. no es todo Los beneficios del enfoque Design Thinking también pueden beneficiar:

– Diseñadores de UX, UI y diseñadores gráficos interesados ​​en obtener un nuevo enfoque para resolver problemas de diseño y generar soluciones que funcionen;
– gerentes de proyecto que buscan un proceso holístico que integre a todas las partes interesadas para crear soluciones centradas en el usuario;
– desarrolladores interesados ​​en participar en el proceso de diseño y generación de ideas;
– emprendedores que quieran empatizar con los usuarios y crear productos que se ajusten al mercado y a la vida de los usuarios;
– especialistas en marketing que desean comprender profundamente a los clientes;
– partes interesadas del proyecto/empresa que quieren involucrarse en el proceso de construcción de un producto o servicio;
– cualquiera que esté interesado en un enfoque innovador para la resolución de problemas tanto en el trabajo como en la vida.

Design Thinking es útil para resolver problemas complejos que están mal definidos o son desconocidos, al comprender las necesidades humanas relacionadas, reformular el problema de manera centrada en el usuario, generar múltiples ideas en sesiones de lluvia de ideas y adoptar un enfoque práctico en la creación de prototipos. y pruebas.

Design Thinking: ¿ejemplos de cuándo vale la pena usarlo?

Design Thinking puede ser utilizado por cualquier persona que esté familiarizada con el propósito y el proceso de seguir esta metodología, al menos en pequeña medida. Este proceso puede resultar más fructífero que los procesos estándar destinados a crear un nuevo servicio, producto o enfoque en la empresa. ¿Cuándo vale la pena interesarse por Design Thinking e intentar seguir sus principios?

– crear un nuevo servicio para los clientes o mejorar los servicios/productos actuales,
– crear una nueva campaña publicitaria (fuera de línea y en línea), incluida su estrategia, materiales y técnicas necesarios para llegar a los destinatarios,
– mejorar las estrategias para adquirir nuevos clientes, socios o asociados,
– mejorar los caminos de nuestro cliente potencial,
– desarrollar paquetes de beneficios para empleados y formas de remuneración,
– diseñar procesos en la empresa (empleo, administración, compras, tecnología o servicio al cliente, etc.)
– crear el concepto de actividades de RSE,
– mediante el desarrollo de una estrategia de Employer Branding,
– durante las actividades de cambio de marca, cambios en la identidad visual de la empresa,
– y más.

Pensamiento de diseño: ¿cómo empezar?

El proceso de Design Thinking se divide en cinco etapas: Empatización, Definición (problema), Ideación (búsqueda de soluciones), Prototipado, Testeo. En la práctica, sin embargo, este proceso puede llevarse a cabo de una manera más flexible y no lineal. Por ejemplo, diferentes grupos en un equipo de proyecto pueden realizar más de una fase a la vez, o los diseñadores pueden recopilar información y prototipos a lo largo del proyecto para presentar sus ideas y visualizar soluciones a problemas en un momento dado.

Es importante destacar que, en Design Thinking, los diseñadores no realizan evaluaciones tempranas de la calidad de las ideas. El objetivo es minimizar el miedo al fracaso y maximizar los aportes y la participación de las partes interesadas en la fase de ideación (lluvia de ideas) y creación de prototipos (más sobre esto a continuación). Para comenzar tu aventura con Design Thinking, todo lo que necesitas hacer es conocer los supuestos generales del proceso y dividir tu trabajo en etapas fijas.

Etapas del Design Thinking

Design Thinking se puede dividir de varias maneras. El proceso de cinco pasos más común y utilizado se desglosa de la siguiente manera:

– Empatizar – recoger datos y conocer a nuestro destinatario.
– Definición del problema : recopilar toda la información de la fase I y analizarla para identificar problemas / acertijos de nuestro destinatario.
– Ideación : la etapa de comenzar a generar ideas.
– Creación de prototipos : diseño de soluciones que responderán a los problemas identificados y analizados en las etapas anteriores.
– Pruebas : verificar si las ideas generadas y los prototipos creados son efectivos y útiles.

Empatizar (Empathy)
La primera parte del proceso de Design Thinking está relacionada con “empatizar” con las necesidades del destinatario. Es necesario mirar el problema desde el punto de vista del espectador y tratar de comprender cómo piensa, actúa y siente. La primera etapa del Design Thinking es el momento de recopilar datos sobre el destinatario. Puede resultar que la forma en que vemos un problema dado difiere de la forma en que lo ve el receptor potencial. El análisis y la recopilación de información pueden tener lugar a través de la interacción y la conversación, pero también a través de la observación y el análisis de estadísticas. Las medidas populares utilizadas en esta etapa incluyen: mapas de empatía, entrevistas etnográficas, observaciones de usuarios o encuestas. Todo lo que se recopila en esta etapa determina en cierta medida los siguientes pasos.

Definiendo el problema
La siguiente etapa del Design Thinking es definir, más específicamente formular un problema dado. Para ello, es necesario sintetizar la información recogida en la etapa de empatía. Darse cuenta de las necesidades reales del destinatario es difícil, tanto más cuanto que tendemos a cerrarnos en nuestros hábitos y marcos mentales. Definir o redefinir el problema le permite establecer una dirección de trabajo adicional. Es importante definir el problema de manera óptima, es decir, no cerrarlo de manera demasiado estrecha o demasiado amplia. También vale la pena alejarse de los hábitos o estereotipos, que pueden afectar significativamente la percepción de los problemas y por lo tanto dificultar que veamos el problema con objetividad. Las técnicas que ayudan a identificar y definir el problema en el que estamos trabajando incluyen lluvia de ideas, técnica 5x por qué, mapeo de problemas en el «¿cómo?» vs «¿para qué?» etc. Es difícil recomendar una técnica en particular de manera inequívoca. Cada equipo de proyecto puede tener un método favorito diferente o más probado, según cuál funcione mejor. También puede experimentar con técnicas para detectar diferencias en los enfoques y recopilar tantos resultados diferentes como sea posible.

Ideación – buscando soluciones
Teniendo un problema definido, en el siguiente paso de Design Thinking buscamos sus soluciones. Debe ser una serie de ideas, de las cuales solo al final se utilizarán para la etapa de prototipado las que se consideren mejores. La etapa de solución es un poco complicada. A menudo queremos buscar respuestas de inmediato. Sin embargo, sin un trabajo minucioso de las dos etapas anteriores, podemos encontrar soluciones equivocadas, porque las necesidades del destinatario son diferentes a las que originalmente asumimos o el problema tiene una base diferente a lo que pensamos al principio. La herramienta principal en esta etapa es la lluvia de ideas. Lo importante en esta etapa es el enfoque de buscar muchas posibilidades, en lugar de un resultado específico. Nuestro objetivo debe ser encontrar soluciones no convencionales, y estas no siempre serán adecuadas y racionales a primera vista.

Prototipos
Este es el momento de crear versiones iniciales de nuestras soluciones y especificar los materiales, fuentes o recursos necesarios para su implementación. Estamos creando un prototipo, es decir, nuestra versión beta, que, en función de los resultados obtenidos en una etapa posterior, es decir, de prueba, modificaremos y refinaremos en consecuencia. En esta etapa, vale la pena informar a nuestro equipo que no queremos que todo esté abotonado hasta el último botón y que las soluciones estén perfectamente refinadas. Aquí queremos visualizar en lo que hemos estado trabajando. Si fuera una aplicación móvil, podemos evaluar las maquetas enviadas por los diseñadores gráficos. Si se trata de un nuevo servicio que queremos enriquecer nuestra cartera, podemos someterlo a evaluación final por parte del equipo. Lo que hemos estado trabajando en las últimas etapas pronto verá la luz del día.

Pruebas
Esta es la última etapa del Design Thinking, aunque algunas fuentes mencionan la sexta etapa: la implementación. Los resultados obtenidos durante la fase de prueba se utilizan a menudo para redefinir uno o más problemas en función de los datos disponibles sobre los usuarios, su forma de pensar, comportamiento o cómo utilizan un determinado producto o servicio. Incluso en esta etapa, todavía se realizan cambios y mejoras para eliminar todas las deficiencias y obtener la solución más eficaz.

Design Thinking: ¡herramientas que respaldan su trabajo!

Diferentes herramientas pueden ser útiles en cada etapa. Dependiendo de cómo trabajemos: ¿es una reunión en línea durante la cual tenemos la capacidad de comunicarnos solo a través del mensajero o todas las partes interesadas están reunidas en la sala?

Herramientas de Design Thinking para el trabajo en línea
En la versión en línea, seguramente necesitaremos herramientas que lo ayuden a recopilar todas las ideas creadas durante la lluvia de ideas en un solo lugar. Puede ser, por ejemplo, RealtimeBoard, Milanote, MindMap, MindMeister, Coggle o los conocidos Google Documents habituales.

Herramientas de Design Thinking para el trabajo offline
En el trabajo offline, además de un escritorio y sillas cómodas, también serán útiles materiales que te ayudarán a guardar o visualizar las ideas recogidas, como rotafolios, notas adhesivas de colores o pizarras.

Herramientas en las fases de prototipado y pruebas
En la fase de prototipado, Figma o Adobe XD nos pueden ser de utilidad. Sin embargo, en la etapa de prueba serán útiles herramientas como HotJar, SmartLook o A/B testing.

Resumen

Design Thinking requiere un comportamiento consciente y abierto para obtener una solución probada y racional, que puede ser un producto o servicio innovador que satisfaga las necesidades de nuestros clientes. Es una forma de introducir una solución no convencional a nuestra empresa y permitir que los compañeros propongan sus ideas a un grupo más amplio, sin correr el riesgo de recibir críticas o evaluaciones apresuradas. Aunque es un método relativamente sencillo, el uso de las herramientas adecuadas y la moderación del grupo por parte de una persona responsable juega un papel clave para determinar el éxito del proyecto.

Publicado enCambiar texto a sinonimoMercadeo en líneaPagina de sinonimos para textosParafrasis Online